Adriana Tribiño - Psicoterapia y Peritajes

+34 607 383 969

¿POR QUÉ MIENTEN NUESTROS HIJOS?

mentiras.jpg

Las mentiras es un tema de preocupación para muchos padres. No voy a hacer apología de ello, pero si me gustaría empezar a desmenuzar de dónde vienen, motivos por los que nuestro hijo/a está mintiendo. Estaréis de acuerdo conmigo en que una mentira “piadosa”, para no hacer daño, no es lo mismo que, una mentira para eludir una responsabilidad o castigo.

Una mentira piadosa, viene más de un fondo de tener en cuenta a la otra persona y no querer herirla.  Una mentira para eludir un castigo, sólo puede que tenga eso como finalidad, no conlleva  el cuidado de ninguna relación, sino más bien intentar que no me caiga el castigo.

La pérdida de confianza que se produce después de una mentira es lo más perjudicial, porque mina la relación de padres e hijos. Y es eso lo que hay que transmitirle a nuestros pequeños y adolescentes.

En general no estoy de acuerdo con las mentiras, pero si me parece importante analizar desde donde vienen para poder responder adecuadamente. Los padres se suelen indignar mucho cuando sus hijos les mienten, pero muchas veces esa indignación no tiene tanto que ver con una preocupación por el hijo, “la mentira tiene patas cortas”,  "así le va a ir mal en la vida", sino con un sentimiento de sentirse burlado por su propio hijo y esto es algo difícil de soportar ( una herida narcisista en nuestra función de padres) y respondemos desde ahí con ira. 

¿Por qué miente nuestros hijos? Uno de los puntos centrales en la mentira es la intencionalidad.

Las investigaciones muestran que niños de 3 y 4 años mienten, aunque no tienen claro el concepto si saben lo que es un engaño. A esta edad, en general lo hacen para cumplir su deseo, o tapar a un amigo. Aunque ellos se sienten traicionados y muy enfadados cuando descubren que sus padres les han mentido en algo. Cuando un padre promete una cosa que luego no cumple, muchos niños pequeños lo viven como una mentira. A los 8 años el concepto de intencionalidad está muy desarrollado y se fijan claramente si hubo intencionalidad o no en esa mentira. A medida que el niño va cumpliendo años va afinando  matices en las mentiras. En los adolescentes, las mentiras son muy parecidas a la de los adultos.

A veces el miedo a defraudar a los padres, especialmente con un bajo rendimiento académico, hace que el niño mienta, no sólo para librarse del castigo sino para no defraudar a sus padres por no cumplir sus expectativas. Lo que requerirá de padres con suficiente sensibilidad para poder hablar sobre: “a lo mejor te da miedo defraudarme y sientes que si no cumples mis expectativas voy a dejar de estar allí e interesarme por tus cosas”. Explicarles el valor de decir la verdad, y quitarle hierro al rendimiento académico también ayuda.

Para mentir es necesario tener bastante control sobre las emociones. Las emociones cuando son fuertes, producen cambios involuntarios en el comportamiento y en la gestualidad. Es necesario tener todo esto bajo control cuando uno está mintiendo. El adolescente lo irá aprendiendo y perfeccionando. El sentimiento de culpa será un freno importante a la hora de mentir. De hecho los psicópatas, autores de crímenes, asesinatos, etc, mienten con mucha facilidad ya que carecen de culpa o la tienen muy débil.

Sin embargo para muchos adolescentes mentir es una forma de establecer su identidad, de crear un espacio mental donde pueden sostener una mentira con los padres. Es crear un espacio psíquico totalmente independiente donde SOLO  ellos mantengan esa idea (la mentira), no tiene tanto que ver con la necesidad de transgredir sino con crear un espacio individual. Esto se da con más frecuencia  en familias donde los padres son muy controladores y también en familias donde los padres invaden continuamente la vida psíquica del adolescente, no permitiéndole que tenga sus espacios propios de intimidad. Aquí, la mentira cumple la función de romper la sensación de la omnipotencia y la omnisciencia de los padres, él/ella es capaz de sostener un espacio psíquico donde los padres no están incluidos. Es una forma  de romper con la familia para poder generar espacios de individuación. En estos casos, es importante revisar nuestra actitud y hacer cambios en este sentido.

Diferenciarlo del placer de engañar (la transgresión) es importante. Cuando el adolescente se siente radiante y victorioso por habérsela “colado a los padres”, ahí la intervención debería ser muy distinta. Definitivamente debemos hacerle sentir que nos hemos enterado y que tenga consecuencias sobre su conducta. Aparte de la explicación correspondiente en relación a la pérdida de confianza, poder sostener y cumplir un castigo es necesario.

Los padres que aseguran que sus hijos jamás mienten, tienen un problema de verdad. Es muy posible que tengan la necesidad de sostener que su hijo es  un angelito y que no puedan verlo completo con sus noblezas y sus partes más  indignas. O lo que es aún más preocupante, es que el niño no se haya animado a hacerlo, lo que le puede provocar  que siga muy pegado a sus padres y no despegue en la vida.  Se trata de poder mentir, y a pesar de ello no hacerlo. 

Finalmente, si vemos que nuestro hijo miente mucho hay que ocuparse de ello. Si vemos que a pesar de analizar los motivos y responder a las mentiras adecuadamente  no remiten, es importante buscar ayuda profesional. Pues muchas veces se confunden las mentiras con las fabulaciones (presentar como reales hechos que no lo son) y ahí la intervención sería distinta.

 

QUÉ DEBEMOS REALIZAR PARA QUE NUESTRO HIJO NO MIENTA

 

1.-No fijarnos una meta tan sin sentido. Mantener un diálogo abierto con los hijos sin rigideces mentales es lo mejor cuando estamos hablando de mentiras eventuales.

2.- Fijarnos en nuestra propia conducta y las veces que utilizamos la mentira para salir “airoso” de ciertas situaciones que no queremos confrontar. 

3.- Analizar si en nuestra propia familia estamos escondiendo una gran mentira de la cual no se puede hablar.

4.- Si la mentira viene desde el placer de disfrutar de colárselos al adulto, no responder con ira sino con un castigo proporcional a lo que haya realizado.

5.- Darle la importancia adecuada a la mentira, hacerle reflexionar sobre la pérdida de confianza y que tendrá que realizar actos para volver a ganarse esa confianza.

6.- Darle oportunidades para que se eche atrás y/o pueda admitir que ha dicho una mentira. Siempre hay que dejarle una salida honrosa, donde su dignidad quede salvada. Por ejemplo: “piénsalo bien, estás seguro que sucedió así? a mí no me encaja del todo… tú sabrías dónde localizar….

7.- La serenidad, constancia y firmeza de los padres suelen tener éxito cuando las mentiras es un tema pasajero.

8.- No creas cuando algún padre dice que su hijo/a no miente.

Un fenómeno mucho más frecuente de lo que pensamos: LOS MALOS TRATOS

OMS: Más de 18 millones de niños sufren malos tratos en Europa.

Quién trata mal a sus hijos no depende tanto de su carácter sino de que él mismo haya recibido malos tratos en su infancia sin posibilidad de defenderse.

Muchas personas son cariñosas, tiernas y muy sensibles, pero bajo el concepto de “educación” dan rienda suelta a su sadismo con conductas realmente crueles. Compulsivamente repetirán lo mismo que han vivido tempranamente aunque no quieran. Están destinados a ello, ya que no han podido “liberarse” de su propia historia en la infancia. Ésta sigue “intacta”, sin revisar, con figuras parentales idealizadas, con olvidos sobre los actos sufridos en el pasado, sólo recuerdan lo bueno. Es ahí donde el inconsciente les juega una mala pasada y aflora, no en el recuerdo, sino en la CONDUCTA, el maltrato; perpetuando así  en sus hijos u otras personas.

Existen tantísimas formas de crueldad…. Una de las peores es negar la posibilidad al niño de expresar su ira y su dolor sin correr el riesgo de perder el amor y la protección de sus padres. Esta rabia, queda reprimida en su inconsciente, lo que será una “bomba de explosión” en un futuro. Deberá entonces quedar reprimida para garantizar que no sale al exterior, con las consecuencias correspondientes, pues el organismo está destinado bien a implotar (el daño va hacia adentro) o a explotar (se dirige hacia otros) o una combinación. 

Cuando se es niño, se reciben heridas que al no ser denunciadas por nadie quedan invisibilizadas. El niño no cuenta con la legitimidad del adulto en esta sociedad, se le desacredita, se minimiza su sufrimiento de distintas formas: “estás exagerando”…”está haciendo teatro”…. ( en todo caso habría que averiguarlo). Encima debe mostrar gratitud por “la educación recibida”, es “por su bien”.  Olvidarlo todo, es la única salida que tiene el menor, ya que todo lo que desacredite la tal llamada “educación” que propicia el adulto, va a ser negado. La única forma que tiene el niño de “legitimar su vivencia” es a través de algún testigo que le reconozca que eso sí sucedió. 

Al llegar a la vida adulta, no le queda otra que descargar la ira acumulada en otras personas o dirigirla contra uno mismo. 

Una paciente consigue recobrar un recuerdo doloroso, siendo niña, ella era desordenada. Su padre le arrastraba y le pegaba, él insistía que el desorden era muy importante en la vida. Pero su recuerdo más doloroso fue, cuando el propio padre, le tiraba las cosas al suelo y la hacía recoger, según él para que ella aprendiese a ser ordenada, en aras de una buena educación. La madre era testigo mudo de esto, no hacía ni decía nada. Pese a todo ella sentía que quería a su padre, aunque estuviese aterrorizada.

El que es prisionero del campo de concentración, pese a sufrir todo tipo de martirio, torturas, humillaciones y sentir que el torturador está a su vez disfrutando con el daño que le inflige; así y todo queda interiormente más libre, puede interiormente odiarle cuanto quiera al torturador. La posibilidad de sentir odio en ese momento y dirigirlo a la persona adecuada, compartir este odio aunque sea entre miradas con sus compañeros, le abre la oportunidad de no tener que renunciar y aniquilar su propio yo, dando así origen en un futuro a psicopatología severa como “trastorno bipolar”, (Gabbard, 2002).  Un niño maltratado por sus padres, está dispuesto a perdonar y olvidar todo, a asumir la culpa, a no sentir odio, a no guardar rencor. Pues esa es la fuente de donde recibe el amor y la protección que necesita.

En esos momentos no es el dolor físico lo que más hiere (Y eso se aplica tanto a los niños como a los adultos), sino la humillación y la indignación provocadas por la injusticia, por la cruda irracionalidad de todo aquello que lleva a cabo un adulto en posición asimétrica de poder.

La perplejidad de los malos tratos es que, el niñomaltratadomuchas veces acaba portándose mal, así consigue“salvar” con su mal comportamiento a ese padre, convirtiéndole de “arbitrario y abusón” en uno que castiga justamente debido a su “mala conducta”.

También el abandono y la negligencia son otra forma de maltrato, tan vez menos obvias pero no por ello menos dañinas. Actitudes muy severas con los hijos o padres que sólo se preocupan por sus estudios, como si el niño no fuera más que “una máquina” también corresponde a la dificultad de poder tener en cuenta al hijo como persona.

QUÉ PODEMOS HACER SI NOS ENCONTRAMOS ANTE UNA SITUACIÓN DE MALTRATO?

1.- Nunca darle la espalda.

2.- Si somos nosotros mismos los que tenemos este comportamiento acudir a un profesional.

3.- Si es un amigo o familiar, insistir en que busquen ayuda profesional y si no lo hacen es importante la denuncia, no como amenaza sino más bien como freno al maltrato.

4.- Cero tolerancia, no se debe permitir ni un ápice de maltrato, hacer “oídos sordos” no ayuda.

5.- En una situación de maltrato todos los miembros implicados necesitan ayuda psicológica para no volver a reproducir esta forma tan dañina de relacionarse.

6.- Intentar tener siempre presente que aunque hablemos de un niño muy pequeño, es una personano un objeto. Debemos respetarle como a un adulto. Esto no significa no ponerle límites, ni dejar un vacío educativo, pero desde el respeto, no desde la imposición. 

7.- Animar a los niños a que expresen sus sentimientos verdaderos, no los que los padres quieren oír. Desarrollar tolerancia hacia los sentimientos de los más pequeños.

SOBRE LA ENTREVISTA DARÍN

 

 

Que duda cabe que la capacidad de amar del adulto es previa al encuentro con la otra persona y viene dada por esa primera relación vincular de la infancia. Por eso cuando Darín habla de su mujer después de 27 años de relación y se refiere a “el inmenso privilegio de que ella se cruzara en mi vida” nos emociona, nos coge en lo más profundo porque hay un saber compartido, que nos está hablando no de lo maravillosa que debe ser ella, sino de la capacidad de Darín en establecer vínculos profundos.

El hace mención a dos aspectos importantes: jamás se cruzó la línea de la falta de respeto y ese es un acto de la voluntad, de la decisión firme de no querer pasar una barrera que una vez que se cruza no se puede volver atrás. Este es un aspecto central que no se tiene mucho en cuenta en las relaciones, parece que se cuida poco la relación actual, como si fuese posible “reparar” todo lo que uno hace o deja de hacer. Cada vez que uno hiere al otro se produce una fisura en la relación, el tejido queda más abierto, más endeble, nunca vuelve a tener la misma resistencia que antes. Se abre con mucha más facilidad, con una mínima rozadura. Aunquees mucho más inteligente intentar cuidar al otro y a la relación desde un vamos, no nos enseñan a hacerlo, y cuando nos damos cuenta no siempre se remiendan los retazos!!!

La capacidad de enamorarse y mantener vínculos verdaderos y duraderos viene dada por las relaciones que uno haya mantenido con las personas significativas a lo largo de su vida. Recuerdos, hechos,  vivencias , relaciones y trocitos de ellas que a su vez configuran “recuerdos afectivos”. Estos “recuerdos afectivos” están formados por un enriquecimiento sensorial que queda almacenada en la memoria y pasan a formar parte de una huella afectiva que se activará en relaciones futuras.  Darín manifiesta entrega en su relación, de hecho él manifiesta que los hijos son el resultado de ello. Así los hijos, representan una entrega, una parte de esa relación y no son producto de una simple excitación sexual.

 Los profesionales que trabajamos con las emociones sabemos que las personas que son incapaces de enamorarse tienen un mal pronóstico, pues muchas veces se trata de personasque se quieren demasiado a sí mismas, con lo cual son incapaces de querer a otra persona, o bien tienen miedo a querer y se protegen de una vinculación más profunda. Así como las personas “adictas al enamoramiento” también presentan trastornos psicológicos enmascarados. A veces nos encontramos con trastornos depresivos ansiosos de fondo que buscan inconscientemente el enamoramiento como forma de “salir desesperadamente” de eses estado depresivo-ansioso. El pasajero entusiasmo por la persona se puede confundir con un enamoramiento. También pueden ocultarla tendencia a utilizar a la otra persona, y la desesperada necesidad de huir de todo compromiso. Son por así decirlo: “enamoramientos falsos”, cuando se les cae el velo lo que ven no les gusta. En ese sentido los enamoramientos son engañosos, poco reales, por eso uno no debiera nunca tomar una decisión importante cuando está en ese momento muy álgido. El gustar es más sólido como sentimiento, menos traicionero. Si alguien te gusta hoy es probable que te siga gustando mañana.

Otro ingrediente importante al que hace alusión Darín es la capacidad de “entender la vida de forma parecida”. Aunque muchas personas insistan en que es mejor ser distintos y complementarios, el coincidir en temas fundamentales en la forma de vivir, es una parte importante que facilita la convivencia y hace al sentimiento de unión. 

 Una relación se construye con muchos elementos, pero tiene que haber una amalgama que aúne las vivencias. La magia del deseo consigue darle una chispa especial a las relaciones. Ahora bien, el deseo puede venir de distintos lados. Eso depende de los motivos más recónditos inconscientes que nos podamos imaginar. El deseo puede venir de fuentes más primarias: olor, tacto, piel, u otras fuentes un poquito más sofisticadas como: su mirada, su andar, etc…La química no está sólo en la belleza, hay cosas muy primarias como su olor, o más elaboradas como: su forma de hablar, el movimiento de sus manos que pueden producir una química especial.

Darín habla de admiración, no de atracción física. Es que en la admiración, el toque erótico que tiene no es directo como en la atracción física, peroproduce un deseo más tenue, la admiración seduce. Aunque también podamos admirar a personas que no necesariamente deseamos a nivel sexual.

 Las relaciones más sanas son permeables, las que permiten cambios y van evolucionando, permite que las personas crezcan, no ahoga. La pareja debe diferenciarse de cualquier relación de amistad, debe deslindarse con claridad respecto al exterior, deben sentirse y manejarse como pareja a los ojos de los demás y al mismo tiempo conservar los límites entre ellos para diferenciarse claramente el uno del otro. Esto que parece muy sencillo, no lo es, depende de un “baile” muy sutil entre los integrantes. Hay gente que se pega tanto con su pareja o que se “cuelgan” y es imposible diferenciar qué cosa es de uno y qué cosa pertenece al otro, ¿hasta dónde debería llegar la intimidad con el otro sin renunciar a sí mismo?. Otros por el contrario, no guardan ningún límite con respecto al exterior y dejan que los demás “se metan” en cuestiones de pareja como si fuese una cancha de futbol donde todo el mundo tiene entrada, perdiendo así la posibilidad de intimar. Estas lindes no deben ser rígidas, deben flexibilizarse en la medida en que las personas lo necesiten. En caso de divergencia frente a otras personas y familiares la pareja debe transmitir que se pondrá del lado de su pareja.

El sentido del humor, clave en todas las relaciones, debe estar siempre presente de forma que atraviese la relación en distintos momentos. Hay veces que hay que "aligerar", quitar algo de carga en las relaciones puede  ser lo adecuado.

QUÉ HACER:

1.- Intenta mantener el deseo vivo. Tampoco te obsesiones, puede producir el efecto contrario. Pero si juegas con un poco de picardía con lo que sabes que le gusta a tu pareja puedes darle vida a la relación.El cuidado personal es importante para ti y para la otra persona. Recuerda que lo más erótico es el deseo de la otra persona, no el atractivo físico.

2.- No os miréis como un trozo de carne con una mirada severa, sois mucho más que eso. Una persona armónica que se acerca con gracia puede tener mucho más encanto que una modelo perfecta, con una belleza calculada. Ten en cuenta que la espontaneidad transmite vitalidad.

3.- No mantengáisroles fijos, en las relaciones más sanas y satisfactoriaslos roles se cambian, no están a piñón fijo.

4.- No intentéis mantener la fase de enamoramiento como idealizada, el deseo va a fluctuar a medida que la pareja va a atravesar distintas fases con sus crisis. Es imposible que no surgen conflictos, es bueno que surgen diferencias en los criterios y es inevitable que hayan perturbaciones. No os asustéis. Aprovechad para pensar y revisar, en una “pareja viva” pasan cosas. Cada etapa tiene su encanto.

5.- No llenéis a la pareja solo con “deberes y responsabilidades”. También es importante dedicar tiempo y energía en pasarlo bien. Tampoco creías que pasarlo bien va a resolver los problemas, estos seguirán ahí si no se los trabaja adecuadamente, pero tiene que existir un equilibrio entre ambos.

6.- Tener en cuenta que una pareja está formada por dos individuos y que cada uno tiene sus peculiaridadesque hay que tener en cuenta. En mi opinión, parejas que son muy convencionales, es porque no han podido construir su propia forma que puede ser más satisfactoria aunque sea “rara” para los demás.

7.- En una buena pareja, los deseos, las necesidades y el bienestar de la otra persona deben ser tenidos en cuenta como los propios.

 

 

 

CRÍTICA A 50 SOMBRAS DE GREY

el_ultimo_trailer_de_50_sombras_de_grey_3277_620x.jpg

Dado que no he podido terminar el libro, en mi opinión carece de interés literario, he decidido ver la película tras tener varias consultas relacionadas con el libro y con “el ideal” de sexualidad y erotización en la pareja.

En un firme empeño, conseguí leer casi todo el primer libro, lo que junto a la película me llevan a realizar el siguiente análisis.

Llama la atención el comienzo de la película, la mujer aparece como “tonta”, a pesar de ser estudiante de filología, se tropieza cuando entra y queda totalmente “fascinada” por el “todopoderoso” “omnipotente” y multimillonario de Grey.

Fuera de ser erótica, no entiendo como ha sido tan leída una historia tan pobre y tan estereotipada, ¿De verdad esta es una fantasía erótica de las mujeres?. No lo puedo explicar de otra forma si no es analizando lo que culturalmente nos vienen inundando desde nuestra más tierna infancia.

El dominio del hombre sobre la mujer, lo muestran como “relación” que excita y erótica a las mujeres.  Ella desparece y sólo existe en tanto en cuanto cumple sus deseos, carece de existencia propia y ya ni mencionemos la búsqueda de su propia identidad sino es a través de él. A mi parecer es la  más “antirelación” que conozco, pues él tiene cero de interés en ella como persona, lo que quiere es someterla, y “ojito” como recompensa ella le tiene a él ¡Guau!!! tiene “bemoles” el temita!!!.

De verdad, carece de lo más importante en la sexualidad, la vinculación o la relación con la otra persona. Daría prácticamente igual quien fuera el Sr Grey porque realmente ella sólo está fascinada con el poder y él no tiene el menor interés en ella, pues está mucho más “henchido” con todo su poder. 

No obstante, no podemos perder de vista el “colofón” de la película y del argumento, él ha sido “traumatizado” tempranamente y ella intenta como siempre “entender”, desentrañar el significado “oculto” que él tanto esconde para protegerse de un sufrimiento. Toda su energía colocada en comprender a este mendrugo!. Y para esto se presta a las prácticas que ella misma desaprueba!!!. Su graduación, sus logros a nivel profesional se desdibujan, ella está atrapada en esa historia, su carrera es como un mero trámite que tiene que cumplir.

Y luego ella se enamora, pero ¿de qué???, ¿de quién???. Eso sí, él sigue implacable, no se inmuta ni se le mueve un pelo.

Finalmente la mujer hará del amor su proyecto de vida, ahí está parte de la trampa. Y la idealización del “supuesto amor” capaz de todo, de transformarle.

De verdad,  resultan mucho más eróticas otras películas que tienen que ver con otros temas y que presentan otros modelos de hombres, con ideales, con un fondo de filantropía. No creo que la “erotización femenina” responda a temas tan estereotipados y de tanta pobreza psíquica. Creo que a cada individuo le erotizan cosas distintas que tendrán que ver con el entramado personal y subjetivo de cada uno.

En mi opinión, no estamos hablando de otra cosa distinta que a características “histéricas”, una vez más de cómo debería la mujer “amoldarse” y responder agradando al hombre por encima de todo. Antes siendo “recatada” y ahora aceptando su “jueguito perverso”, pero cuidadín tampoco vale someterse del todo y desde el principio porque eso no da juego, no excita y es un aburrimiento.

En él, prevalece un tema de dominio, cómo perfeccionar la técnica de tener un control omnipotente sobre la mujer, con tintes sádicos y sólo así consigue la excitación. Por supuesto, sin llegar jamás a interesarse por ella, faltaría mas! 

Y como diría Simone de Beauvoir “El día que una mujer pueda no amar con su debilidad sino con su fuerza, no escapar de sí misma sino encontrarse, no humillarse sino afirmarse, ese día el amor será para ella, como para el hombre, fuente de vida y no un peligro mortal”.